El Obispo resalta el “corazón grande” de los hospitalarios en la convivencia de Murcia

Llegados desde una veintena de delegaciones, hospitalarios de todas las edades (enfermos y voluntarios) disfrutaron el domingo de su convivencia diocesana en la capital murciana. El encuentro comenzaba a las 10:00 horas, en el colegio Maristas de La Fuensanta, con el desayuno.

La formación corrió a cargo del consiliario de la Hospitalidad, Luis Emilio Pascual, que habló de la vida de san Benito José Labre, patrón de los peregrinos, de los sin techo y de la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes.

Cada año, aprovechando la convivencia de Murcia, se presenta la peregrinación diocesana a Lourdes, que este año se celebrará del 22 al 25 de junio. El presidente de la Hospitalidad, Joaquín Martínez, comentó que en abril se abrirá el plazo de inscripción de enfermos y en mayo, el de voluntarios y peregrinos. Por su parte, el director médico de la Hospitalidad, Jerónimo Tornel, recordó la importancia de cumplimentar dentro de los plazos las fichas de los enfermos para que el equipo sanitario responsable pueda valorar cada caso.

A media mañana se realizó la asamblea diocesana de hospitalarios en la que se ratificó por unanimidad el nombramiento de Hospitalario de Honor para Mons. José Manuel Lorca Planes. También se presentó el balance de cuentas del pasado curso y el presupuesto para este 2018-2019, así como la memoria de actividades que ya puede consultarse en la página web. La junta directiva se reunió también con los delegados para puntualizar diferentes aspectos de la peregrinación y del día a día de la Hospitalidad.

Tras la comida, los hospitalarios se trasladaron a la Catedral para participar en la celebración de la Eucaristía, presidida por el Obispo de Cartagena, acompañado por el Arzobispo emérito de Burgos. En su homilía, una vez más, Mons. Lorca agradeció la labor que llevan a cabo los voluntarios de la Hospitalidad: “Sois ejemplo de corazón grande. Cuántos os sacrificáis, entregáis vuestro tiempo y cuidáis de que todo sea extremadamente bonito para que quede grabado en el corazón de los enfermos”. Un testimonio que, según el Obispo, es todavía más necesario en la sociedad actual en la que hay “un empeño de alejarnos de Dios”. El prelado resaltó, además, tres ideas del Evangelio de Lucas sobre las bienaventuranzas: “El Señor te dice: ármate de valor, no tengas miedo y fíate de Dios”. Una enseñanza que invitó a aplicarse a cada uno de los fieles, recordando siempre que “nos basta la gracia de Dios para dar un giro a nuestras vidas, para cambiar de verdad y ser felices”.

Al finalizar la misa, comenzó el rezo del Rosario con la procesión de antorchas por el interior de la Catedral, uno de los actos más populares del santuario de Lourdes que una vez más, la Hospitalidad trajo hasta la Diócesis de Cartagena.

Galería de imágenes

« 2 de 2 »

Categories: Convivencias

Deja tu comentario