Comida de Gala Hospitalarios del Año 2015

PINCHA AQUI PARA VER MÁS FOTOS

El pasado 8 de Marzo, la Hospitalidad celebró su anual Comida de Gala que tuvo lugar en los Salones Carlos Onteniente de Santomera, con la asistencia de más de 430 personas.

En el transcurso de la comida, se homenajeó a los elegidos Hospitalarios del presente año 2015 así como se aprovechó para entregar otras menciones especiales. Todos ellos gente sencilla y humilde que vive todos y cada uno de los días del año en Hospitalario, gente que jamás podría esperar reconocimiento alguno y que todo lo que hacen por la Hospitalidad nace de lo más hondo del corazón.

Fue un día de compartir, de sonreir, de intercambiar vivencias y anécdotas hospitalarias, de nuestros años de servicio en Lourdes…   Fue también día de sentimientos, de emociones, de gratitud… De gratitud por ser hospitalarios, por haber vivido la experiencia de Lourdes y de hacerlo vida en nuestro día a día.

ISABEL ANDRÉS PIÑERO

Cruzamos el Puerto de la Cadena y nos dirigimos a la ciudad portuaria donde la Virgen de la Caridad extiende su manto: Cartagena… pues esa es la tierra de nuestra querida Isabel. Enfermera de profesión pero más aún de vocación, siempre cercana a los enfermos, siempre entregada en cuerpo y alma allá donde se le ha pedido y con una sonrisa, haciendo más fácil la vida del otro… Así es nuestra “Doctora Quinn: Desde que empezó a peregrinar allá por 1989 ha sido ejemplo como persona entregada a la Hospitalidad, pero sobre todo mujer enamorada de Dios y de su Madre de Lourdes. Pronto comenzó a realizar stage también y aún sigue al pie del cañón con la mejor de las sonrisas, la alegría desbordante y un entusiasmo cargado de bondad para servir con verdadera entrega a los hermanos. Por todo ello, por remangarse para servir sin condiciones, por su constancia, generosidad y alegría siempre presente, la Junta Directiva en nombre de toda la Hospitalidad Diocesana tiene el honor de conceder el título de HOSPITALARIA DEL AÑO 2015.

PEPITA MARTÍNEZ ARCE

Este año va de personas de las que sirven en silencio… de esas que les gusta pasar desapercibidas, de las que se comprometen con aquello en lo que creen hasta donar plenamente su vida al servicio de los hermanos pero siempre sin ruido, sin levantar la voz, no vaya a ser que moleste a alguien… Vamos pues a seguir nuestro viaje, buscando otro ejemplo de hospitalaria. Para ello nos pondremos en camino hacia el Barrio más castizo de la ciudad de Murcia y decir el Barrio es decir El Carmen. Allí encontraremos a una mujer que lleva allá donde va, con su humildad y bondad, el mensaje de Lourdes. Realizó su primera peregrinación allá por el año 1981 y sigue fiel a la llamada de la Madre en Lourdes.  Con su discreción y bondad, es ejemplo silencioso de Hospitalidad en su día a día junto a sus hijos y a sus tres nietos a quienes ha transmitido el amor por todo lo que viene de Dios. Pepita, pone alma y corazón en aquello que lleva entre manos, cosiendo en el costurero en el Stage, ordenando mantas en la Peregrinación, colaborando activamente en Cáritas Parroquial del Carmen al servicio de los más necesitados, ajustando el manto de la Dolorosa para que luzca esplendorosa en la mañana sin igual del Viernes Santo murciano o bendiciendo al Señor con todo su ser en una oración de la Renovación Carismática. Es por todo ello que la Junta Directiva en nombre de toda la Hospitalidad Diocesana tiene el honor de conceder el título de HOSPITALARIA DEL AÑO 2015.

MATEO VAZQUEZ PÉREZ

Siguiendo este itinerario de gente buena, ejemplo para todos, debemos dirigir nuestros paso a esa tierra del altiplano que pisa las uvas para hacer el mejor vino y que se emociona cuando el Amarrao baja desde Santa Ana: Jumilla. ¡Qué maravilla poder decir eso y Mateo lo es! Siempre dispuesto a pasar en la total discreción horas y horas en la intimidad del Accueil controlando que todas las guardias salgan adelante por el bien, siempre por el bien, de nuestros queridos enfermos. Pero es que así es la vida de Mateo, que junto a Ascensión su mujer y toda su familia, es persona comprometida que transmite con su sonrisa y delicadeza los valores del buen hospitalario que hace el bien sin ruido y sabiendo que siempre detrás de todo y de todos está el rostro del Señor. Por todo ello, por ser espejo en el que mirarse todos los hospitalarios, la Junta Directiva en nombre de toda la Hospitalidad Diocesana, tiene el honor de conceder el título de HOSPITALARIO DEL AÑO 2015.

JOAQUÍN MORALES ALEDO

Es día de personas auténticas, de las que están, sabiendo estar. Por ello debemos mirar ahora hacia Alhama de Murcia para encontrar a Joaquín. Es un hombre de paz, un hombre de bien, persona discreta y formal, querido por todos, fiel a unos firmes principios cristianos que marcan toda su vida. Comenzó su andadura hospitalaria a finales de los años 90 y desde entonces Joaquín ha estado y está, en el silencio de su discreción, siempre al servicio de la Hospitalidad. Es por todo ello, por su inmensa valía, por su saber estar y su predisposición siempre entendiendo la vida como un servicio a los demás, que la Junta Directiva en nombre de la Hospitalidad Diocesana tiene el honor de conceder el título de HOSPITALARIO DEL AÑO 2015.

ESTUDIO DE ARQUITECTURA E INTERIORISMO PROSILVER (Institución) 

En muchas ocasiones hemos dicho que la Hospitalidad es una gran familia donde nos queremos y donde estamos dispuestos a ayudarnos unos a otros…  Así lo hemos sentido, en este caso, de una Institución cuando al afrontar la reforma de nuestra sede Diocesana en Murcia, para acondicionar la Capilla y redistribuir las dependencias para una mejor atención a cuantos allí acuden, hemos encontrado el consejo, la profesionalidad, la dedicación y el trato exquisito de un equipo de arquitectos que han entendido que esta obra no era una obra más. Se trataba de la casa de Nuestra Madre de Lourdes en nuestra capital y no se lo pensaron… Para la Hospitalidad todo y más… y todo de forma altruista sin más aspiraciones que el servicio.  Por todo ello y porque han demostrado unir de forma indisoluble profesionalidad y servicio y quien ha ganado en todo ello ha sido la Hospitalidad, por su entrega y dedicación,  la Junta Directiva en nombre de toda la Hospitalidad Diocesana tiene el honor de conceder el título de INSTITUCIÓN DEL AÑO 2015.

DON FRANCISCO JAVIER PEÑALVER MELLADO  y DOÑA TERESA MARTINEZ HEREDIA (Menciones especiales)

¿Qué son veinte años? Puede ser una vida, pero si de lo que hablamos es de veinte años de peregrinar a Lourdes entonces se trata, sin duda, de una historia de amor. Así es la historia de Francisco Javier y Teresa. Hace más de veinte años que comenzaron a peregrinar a Lourdes y con ello, a dar testimonio, a regalar sonrisas, a transmitir su alegría, a ayudar a cuantos hemos tenido la suerte de conocerlos a encontrar a través suya la alegría de grandes personas que viven su fe. Daba igual la incomodidad del tren, las apreturas del autobús o los nervios del avión. La Virgen los miró a los ojos y los eligió para contagiarnos de la alegría de saber que con Él todo se puede. Decir Teresa y decir Javi es decir Lourdes,  es decir Hospitalidad, es decir vida, alegría, Evangelio… Javi con su sonrisa inocente y su corazón inmenso, Teresa con su abnegada dedicación a toda su familia siempre con una sonrisa imborrable…  Por todo ello y porque ambos son verdaderas piedras vivas de nuestra Hospitalidad, se concede este reconocimiento lleno de cariño y gratitud.

 

Aprovechamos también para agradecer a los Salones Carlos Onteniente y a su equipo por la acogida y trabajo que realizaron toda la jornada. Se notó el cariño con el que prepararon toda la comida.

Recordad que quedan menos de 102 días para la XLVII Peregrinación Diocesana…

Categories: Hospitalidad

1 comentario

  • Pedro Lorca dice:

    La comida me ha encantado gracias por tenernos entre vosotros felicifades a los homenajeados
    Enhorabuena para Luis Onteniente y su hermano en nuestra mesa no ha faltado nada
    Gracias por todo en nombre de todos los que compartían mi mesa y en nombre mio

Deja tu comentario